BEBÉS TIPS Y PRECAUCIONES

Un termómetro parche para medir la fiebre Tucky, es un termómetro parche inteligente, compacto y flexible, de 7 mm de espesor que se coloca en la axila del niño con un adhesivo hipoalergénico (autonomía 5 días y recargable por USB). Unido a una aplicación (iOs y Android) permite el seguimiento remoto y continuo de la temperatura corporal, sin alterar el sueño del niño, ya que la app envía alertas al móvil de los padres en caso de fiebre. Además, realiza control de la postura del niño durante el sueño para evitar situaciones de riesgo. El dispositivo tiene certificación CE Médica. 79,90 €. Caja con15 adhesivos 7,99 €. e-takescare.com

kit supervivencia mamis

bebes y niños en casa | ideas, consejos, trucos…

pensados para que tu hijo crezca sano y feliz y tú estés tranquila y sin ninguna duda.

Cada vez es más habitual que familias con bebés o niños pequeños elijan para vivir entornos no urbanos, donde predominan las viviendas con más de un nivel (salón a diferentes alturas, escaleras, etc.). Según las recomendaciones de la Guía para Padres sobre la Prevención de Lesiones Infantiles no Intencionadas, elaborada por la Fundación Mapfre y la Asociación Española de Pediatría, en este tipo de viviendas se deben instalar barreras protectoras abajo y arriba de cada tramo de escaleras de la casa y mantenerlas siempre cerradas.

BARRERAS PARA BEBES ASÍ DEBEN SER

  • Las barreras que se instalan a presión solo son aptas para colocarlas al pie de las escaleras, es decir, en el tramo inferior.
  • En la parte superior de la escalera se han de instalar barreras atornilladas a la pared, para evitar que el niño las pueda vencer con su peso, si hace fuerza sobre ellas.
  • Los tramos de las barreras tienen que ser siempre en vertical, para reducir el riesgo de que el niño trepe por ellas.
  • La normativa de seguridad en barreras solo es aplicable con niños menores de 24 meses. A partir de esta edad, el peso, la fuerza y la altura del niño desaconsejan su uso.

barrera protección bebe

Puedes descargar la guía completa en la página de la aeped.es/comite seguridad y prevención lesiones no intencionadas en infancia/publicaciones del comité.

La fiebre de los tres días en bebés y niños pequeños

Conocida entre los padres recientes como “fiebre de los tres días” y entre los expertos como exantema súbito, Roseola infantil o sexta enfermedad, es una afección vírica infantil causada, la gran mayoría de las veces, por el herpes virus humano 6 (tipo B). Muy común en época de guardería, afecta a niños de entre 6 meses y dos años y no hay vacuna ni forma de prevenir su aparición (salvo las normas básicas de higiene).

Tras una incubación, de 5 a 15 días, aparece inflamación de garganta, rinitis, conjuntivitis y de forma súbita, fiebre muy alta (hasta 40 ºC) sin que el niño muestre mal estado general, a pesar de la temperatura. Surgen las manchas A las 72 horas, la fiebre baja y surge un exantema de manchas rosadas que se distribuye por el tronco y la cara y en menor cantidad por las extremidades.

kit salud bebe

Las manchas no pican ni son molestas y se difuminan o blanquean al presionarlas. La erupción persiste entre 3 y 7 días y durante ese tiempo la temperatura corporal baja hasta normalizarse. Esta enfermedad es de muy fácil transmisión por contacto con la saliva de un afectado (tos, estornudo, conjuntivitis, etc.).

Al tratarse de un virus, no son oportunos los antibióticos. Deja de ser contagiosa para otros niños cuando desaparece la erupción. Cómo hay que actuar En general, la enfermedad finaliza sin complicaciones (aunque sí es posible que aparezcan convulsiones por la subida de temperatura) ni secuelas. No hay tratamiento específico, salvo evitar la deshidratación del niño y bajar la temperatura mediante antitérmicos.