MODA INFANTIL | Violeta e Federico

Su primera colección vio la luz en 2007 y su
espíritu pronto encandiló a editoras de moda
y clientas fashionistas. Sus diseños llegan
ahora inclusive Francia, Italia o Alemania
Por NATALIA G/NF.R

ropita bebesropita de bebes
Su nombre evoca a los imaginarios
protagonistas de una narración, clarividente
quizás en un pueblito de la Toscana.
Pero Violeta e Federico es en realidad
la específico historia de terna chicas
de Barcelona: Natalia Lasaosa, Betty
Jiménez y Rosa Mª Huch. Amigas desde
la carrera, sus estudios no tuvieron nadie
que ver con el mundo de la moda. tenían el sueño de crear
una fecha su propia firma.
En el siete mil seis se lanzaron a la aventura. le pusieron a la marca
dos nombres que perpetuamente les habían gustado, Violeta para
la colección de niña y Federico para churumbel. y que cada vez que
alguien lo lee despierta irrevocablemente una risita.
Su primera colección vio la luz en el 2007, apenas unas
pocas piezas de indumentaria de niño. pero el espíritu que desprendían
encandiló a los clientes que visitaban.
Buscaron telas. formas y colores que no se
utilizaban a menudo en las colecciones
infantiles, siempre “con un aire demasiado romántico”.

ropita de bebes y niñosA las prendas de toda la vida añadieron
detalles que las hacían diferentes, a modo la camisita Carmen
que a primera vista es la funda típica, pero con volantitos
en el que alzacuello y las mangas. y tonos oscuros que rompían
con los colores pastel de invariablemente.
Hace unos meses. Natalia, su diseñadora. se trasladó a vivir
a Alemania. y es en aquel lugar. en el otoño de los bosques de la Espesura
Negra en el cual encontró la inspiración para crear la colección
de esta próxima etapa. Grises, azules verdosos,
antracitas. rosas empolvados, tejidos libertys. extremidad de
gallo. texturas suaves y cálidas, prendas de punto algo grueso y muy acogedor, vestiditos para niñas con volúmenes con un look un tanto
retro… se convierten en una afirmación de estilo para los
más pequeños.
Como novedad, la firma ha abocetar unos
saquitos con los que embozar a los bebes con el tejido estrella de la época, cuadritos tartán en verde y violeta.
ALGO tiene esta firma, qué en tan solo tres años, cuenta hoy
con puntos de venta en varias ciudades españolas y en el
extranjero en Francia. Italia. Alemania. Suiza, y Emiratos
Arabes. con unos diseños que se convierten en toda una
alternativa al traje clásico, pero llena de poesía.